Bidón de regalo pedidos +40€, cupón NUEVOBIDON

ATENCIÓN AL CLIENTE +900 924 024

¿Calambres musculares?  ¡Esquívalos!

¿Calambres musculares? ¡Esquívalos!

Si practicas ejercicio normalmente, seguro que alguna vez has sufrido un doloroso calambre en el gemelo o debajo de la planta del pie. Los calambres no avisan y aparecen de repente, la mayoría de las veces, cuando se practica deporte y le exigimos el máximo a nuestros músculos. Son contracciones repentinas e involuntarias de uno o más músculos que suelen producir dolor.

¿Por qué se producen los calambres musculares?

Los espasmos musculares a menudo se presentan cuando un músculo está sobrecargado o lesionado o cuando exigimos a nuestro cuerpo el máximo durante un entrenamiento. También están provocados por la deshidratación (aquí posaría el link del post de la deshidratació). Cuando los nervios que llegan a los músculos no tienen el agua y el sodio que necesitan, se vuelven hipersensibles, haciendo que los músculos se contraigan involuntariamente o convulsionen. Algunas de las causas de los calambres musculares son:

  •  Sobrecargas musculares debido a la intensidad del entrenamiento.
  • Dejar de practicar ejercicio durante algunos días.
  • Deshidratación.
  • Bajos niveles de minerales como magnesio, potasio o calcio.
  • Falta de electrolitos.
  • Cambios bruscos de temperatura.

 

¿Qué puedo hacer si tengo un calambre?

Si sufres un calambre muscular, estos consejos pueden ayudarte a aliviar el dolor:

  • Estira suavemente el músculo contraído. Éste es el método más rápido y sencillo de aliviar el dolor. Estirar el músculo contraído reducirá la presión sobre el músculo. Mantén el estiramiento hasta que se te haya pasado el calambre muscular.
  • Aplica hielo envuelto en un material blando. Hazlo mientras realizas el estiramiento, para adormecer la zona y para que aumente la circulación al retirar el hielo.
  • Masajea suavemente el músculo.
  • Hidrátate cuanto antes para recuperar el líquido perdido.

 


No más calambres. Sigue estos consejos para evitarlos

  •  Estira bien tus músculos antes de practicar deporte y también después.
  • Respeta los días de descanso para que tus músculos se recuperen y puedan absorber más volumen de entrenamiento.
  • Hidrátate antes, durante el ejercicio y al terminar.
  • Incorpora bebidas deportivas (isotónicas) durante el desarrollo de tu actividad para reponer los líquidos y minerales que vas perdiendo a través del sudor.

 


El calcio y el magnesio intervienen en el metabolismo energético normal, contribuyen al mantenimiento de los huesos en condiciones normales y al funcionamiento normal de los músculos. El magnesio por su parte, ayuda al equilibrio electrolítico y a disminuir el cansancio y la fatiga.

En Isostar encontrarás una gama específica de hidratación que será tu aliada para reponer líquidos, minerales y electrolitos cuando practiques deporte.  Y te ayudarán a mantener el nivel de resistencia que necesitas alejando los calambres.

 

 

Elige el sabor que más te guste y el formato que te resulte más práctico: líquido, en polvo, Sticks de Bicarbonato o las prácticas PowerTabs, pastillas efervescentes con sabor a limón, naranja o arándanos para disolver en agua. ¡Vamos! ¡Llena tu bidón y disfruta de tu entrenamiento!

Pago seguro