Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.    Encontrar más  aquí


Me gusta esta página,
Compartir
 
Visualizar los artículos nutricionales
Metabolismo energético del ejercicio
Metabolismo energético del ejercicio

En cada movimiento, cada ejercicio, los músculos se contraen. Esta contracción necesita energía: ATP. ¿Pero de dónde proviene?





¿Qué es el ATP?

El ATP o Triosfato de adenosina es la forma en que se almacena la energía. El organismo humano contiene sólo 85g. Estas bajas reservas no permiten que se mantenga un esfuerzo prolongado. Las reservas se agotan en pocos segundos por lo que deben reponerse contínuamente.





¿De donde proviene esta energía?

Puede provenir de una fuente de energía instantánea almacenada en los músculos, la fosfocreatina. Permite que la ATP se regenere durante esfuerzos cortos e intensos. Cuando el ejercicio es más prolongado, la ATP proviene del ciclo de Krebs, lo que significa que se produce en la mitocondria de las células, a partir del oxígeno y: - glucógeno, forma de almacenamiento de la glucosa en los músculos y en el hígado. - triglicéridos, almacenamiento de los lípidos en los músculos y en el tejido adiposo.





Flujos energéticos

Anaerobiosis láctica. Se usa durante ejercicio corto e intenso (metas, levantamiento de pesas, saltos, lanzamientos) que se realiza sin oxígeno. Este flujo usa reservas de fosfocreatina local que se utilizan en 10 segundos. Anaerobiosis aláctica. Toma el relevo del flujo aláctico para unos períodos de ejercicio muy intenso y corto (unos minutos). Este flujo no necesita oxígeno para sintetizar la glucosa aunque produce ácido láctico. Este es el factor limitador de este sistema porque a medida que acumula más, menor es el rendimiento. Aeróbico. Esta vía metabólica se usa para ejercicio prolongado o de resistencia. La contracción muscular se puede mantener porque el ATP se regenera contínuamente. Este flujo requiere oxígeno y puede sintetizar carbohidratos o lípidos. Esto depende de la duración de la actividad y también de la condición nutricional del deportista. Para un ejercicio de fuerza de duración <30 minutos, es adecuado el uso de carbohidratos. Para un ejercicio de resistencia de duración >30 minutos se usarán los lípidos, permitiendo ahorrar las reservas de glucógeno normalmente bajas.





¿Para qué se usa la energía?

La energía (del 20 al 25%) permite que el músculo se contraiga, es la energía mecánica. El resto (del 75 al 80%) desaparece con la pérdida del calor en los músculos. Esta baja eficacia significa que es básico reponer las reservas.